Foto: EFE/Rafa Alcaide

Mayo cordobés: el mes de la luz y el color

La designación en 2012 de Los Patios de Córdoba como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO ha servido de revulsivo al turismo y la proyección internacional de la ciudad
30/04/2019

En menos de una década, la ciudad de Córdoba ha proyectado al resto de España y al mundo algunas de sus señas de identidad: desde platos típicos como el salmorejo, hasta el conjunto arqueológico de Medina Azahara –muchas veces eclipsado por la monumentalidad de la Mezquita. Pero algo ha servido de revulsivo al turismo y a la proyección de Córdoba es la designación de Los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, en 2012. Un concurso convertido en la columna vertebral del mes de mayo, en el que la ciudad deslumbra también con celebraciones como las Cruces de Mayo, la Batalla de las Flores y la Feria, y durante el cual la ocupación hotelera ha rozado el lleno en los últimos años.

Cruces de Mayo

El cada vez más famoso mayo cordobés arranca con las Cruces de Mayo. Una celebración, no exclusivamente cordobesa (también se celebra, entre otras ciudades andaluzas, en Granada y Jaén), que consiste en un concurso popular en el que se premia la cruz mejor adornada con motivos florales y ubicada en plazas y calles de Córdoba. Las asociaciones de vecinos y peñas instalan alrededor de ellas barras de bar donde sirven tapas y bebidas, amenizado con música.

Foto: EFE / Rafa Alcaide

La Batalla de las Flores

Organizada por la Federación de Peñas de Córdoba, esta celebración da la bienvenida a la primavera con una cabalgata de carrozas adornadas con claveles que recorren, desde las 12h, el Paseo de la Victoria, una de las principales arterias de la ciudad, lanzando flores y claveles a los asistentes. Esta vez se celebra el domingo, 5 de mayo, y, como cada año, marca el inicio del programa de actividades del mayo cordobés.

Foto: EFE / Rafa Alcaide

Los Patios de Córdoba

Con su origen en la fiesta institucionalizada en 1933 a través de un concurso para poner en valor una práctica ancestral iniciada en las casas romanas y árabes, Los Patios de Córdoba pasaron en 2012 a la lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en la que ya figuran otros usos y costumbres españolas como el flamenco, el silbo gomero o los castells. Se trata de una tradición única en la que los geranios, claveles y gitanillas son los protagonistas en la decoración de los patios andaluces. Unos 40 patios abren sus puertas a los visitantes durante el día y la noche, en los barrios de Axerquía, San Agustín, Santa Marina y San Basilio, que se llenan también de barras con bebida, comida y música al aire libre.

Durante el Festival de los Patios cordobeses tiene lugar también el concurso de Rejas y Balcones, en el que se premian a los mejores engalanados con flores de colores y sirve de incentivo para mantener la tradición cordobesa de adornar los balcones del casco histórico.

Dado su potencial como foco turístico, aunque el concurso de Patios se celebra en mayo, podemos disfrutar de esta tradición todo el año, ya que muchos de los patios siguen abiertos en cualquier estación.

Foto: EFE / Rafa Alcaide

Feria de Córdoba

Como colofón al mes de mayo, la última semana se celebra la Feria de Córdoba. El recinto ferial de El Arenal se llena de casetas y atracciones para toda la familia. Lo más destacado es que las casetas son públicas, por lo que todos los visitantes pueden acceder a ellas. Destaca, además, el carácter diverso de la feria: a las tradicionales sevillanas y flamenco, se suman las casetas con música pop, rock e incluso electrónica.